23 de Febrero de 2018

Es necesario realizar esfuerzos urgentes para ayudar a los más de 720.000 niños rohingya amenazados por la próxima temporada de ciclones en Bangladesh o por la violencia continua y la negación de sus derechos básicos en Myanmar, dijo UNICEF.

En un informe (Vidas en el limbo) realizado seis meses después de que comenzara el último éxodo de refugiados rohingya hacia el sur de Bangladesh, UNICEF indica que las inundaciones que podrían producirse durante la próxima temporada de ciclones probablemente agravarán la situación en los frágiles e insalubres campamentos donde viven la mayoría de los refugiados, aumentando la probabilidad de que se produzcan brotes de enfermedades transmitidas por el agua y obligando a cerrar clínicas, centros de aprendizaje y otras instalaciones para los niños.

Según el informe, aproximadamente 185.000 niños rohingya permanecen en el estado de Rakhine en Myanmar, temerosos de la violencia y el horror que llevaron a muchos de sus parientes y vecinos a huir. Se estima que en Bangladesh hay alrededor de 534.000 niños refugiados rohingya que llegaron el año pasado y en otras oleadas previas.

Protección de Derechos Agua y Saneamiento Emergencia

Descargar archivo