20 de Febrero de 2018

Cada año, 2,6 millones de bebés mueren antes de cumplir un mes de edad. En el caso de 1 millón de estos niños, su primera y su última respiración se producen el mismo día en que nacen. Otros 2,6 millones de niños nacen muertos.

Cada una de estas muertes supone una tragedia, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de ellas se podría haber evitado. Más del 80% de las muertes de recién nacidos se producen como resultado de un nacimiento prematuro, complicaciones durante el trabajo de parto o el parto e infecciones como sepsis, meningitis y neumonía. Las mismas causas, especialmente las complicaciones en el trabajo de parto, son las causantes de buena parte de los casos de mortinatos.

Protección de Derechos Primera Infancia

Descargar archivo