13 de Octubre de 2014

De acuerdo al Artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño, “Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y al esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad, y a participar libremente en la vida cultural y en las artes”. Los niños no solo tienen derecho al juego, sino que los Estados deben propiciar “oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento”.

El deporte –desde el juego y la actividad física hasta la competencia organizada– enseña valores esenciales, como la cooperación y el respeto. Mejora la salud y reduce la probabilidad de enfermedades. Y reúne a individuos y comunidades, salvando divisiones culturales o étnicas. El deporte es también una forma eficaz de llegar a los niños y adolescentes que son excluidos y discriminados, ofreciéndoles compañía, apoyo y un sentido de pertenencia.

De bajo costo, universalmente comprendido y políticamente neutral, el deporte en todas sus formas puede ser una forma poderosa de promover la paz y el desarrollo. Igualmente importante es que posibilita la diversión de niños y adolescentes. Por estos motivos, el deporte forma parte de muchos programas de UNICEF en toda América Latina y el Caribe.

Participación Protección de Derechos Deportes Adolescentes

Descargar archivo