El 26 de julio de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el Derecho humano al agua y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. © UNICEF/Nicaragua
1 de Enero de 2013

El agua y el saneamiento no se relacionan únicamente con la higiene, salud y el desarrollo, sino que involucran la dignidad de las personas, es decir todas y todos tenemos derecho a una vida saludable y digna, todas y todos tenemos derecho al agua y saneamiento.


El agua y el saneamiento gozan de especial protección en las normas del derecho internacional de los derechos humanos al igual que en el derecho internacional humanitario.


El 26 de julio de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el Derecho humano al agua y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.


La Constitución Política de Nicaragua reconoce los derechos económicos, sociales y culturales, la plena vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño, y establece que el agua es un recurso natural cuya conservación, desarrollo y explotación corresponde al Estado.


El marco normativo legal nicaragüense aborda las temáticas del agua, alcantarillado sanitario, manejo de desechos sólidos y líquidos a través de un conjunto de leyes que buscan dar garantía a estos derechos.


Agua, saneamiento e higiene en las escuelas


De acuerdo con el reporte del Programa de Monitoreo Conjunto (Joint Monitoring Programme, JMP) de la OMS y UNICEF -2012, en Nicaragua, 15 por ciento de la población carece de una fuente mejorada para el suministro de agua potable y el 11 de instalaciones de saneamiento adecuadas.


Anta una situación de carencia de infraestructura y la detección de uso no adecuado de la ya existentes, UNICEF considera la promoción de hábitos higiénicos, así como la apropiación de los mensajes para el correcto uso de las instalaciones de agua y especialmente de saneamiento, de gran importancia para lograr la sostenibilidad de las intervenciones a nivel comunitario y multiplicar el impacto sobre la salud y calidad de vida de las comunidades. Por ello, en ciclo de cooperación 2013-2017 UNCEF promoverá espacios educativos como un punto de entrada para promover los mensajes de higiene a nivel comunitario, siendo vital la provisión de servicios de agua y saneamiento en las escuelas y la inclusión de la promoción de la higiene y otras habilidades para la vida en la enseñanza de los niños, niñas y adolescentes, convirtiéndolos en agentes de cambio de sus propias familias y comunidades.


A 64 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y 24 de la Convención de los Derechos del Niño, el asegurar que el derecho al agua y saneamiento, y a una educación de calidad sean efectivamente alcanzados nos compromete a todos y todas en la sociedad, desde nuestros respectivos espacios y atribuciones. Los esfuerzos para mejorar las condiciones de agua, saneamiento e higiene en las escuelas deben, por lo tanto, estar basados en el compromiso de todos los actores involucrados, bajo el liderazgo de las propias instituciones nacionales y la comunidad.


Cooperación en Nicaragua


La colaboración de UNICEF está orientada a desarrollar mecanismos y estrategias que integren los componentes de agua, saneamiento e higiene en escuelas como parte de los esfuerzo por lograr una educación de calidad y permitan llevarlos universalizarlos, entre los lineamientos planteados, se listan:


• Abogacía: Orientada a influir en el desarrollo de Políticas Educativas que incluyan el componente de agua, saneamiento e higiene en escuelas como parte del derecho de los niños y niñas a la salud, educación de calidad y a desarrollarse en un ambiente digno y adecuado.


• Estandarización de intervenciones: Promover el consenso de criterios técnicos y niveles de servicio entre socios gubernamentales y no-gubernamentales que trabajan el tema en el país, con las instituciones nacionales encargadas de normar y reglamentar las intervenciones a nivel escolar.


• Sostenibilidad: La definición de roles y responsabilidades para el correcto uso, mantenimiento y reparación de los servicios dentro de su periodo de vida útil – así como los recursos necesarios para ello -, incluidos los casos donde la escuelas es usada como albergue, es uno de los pasos necesarios para alcanzar la sostenibilidad de las intervenciones.


• Coordinación y Alianzas: Potenciar los lazos entre actores e intersectorialmente, así como con la empresa privada que apoya al sector educativo desde los principios de responsabilidad social empresarial.


• Aprendizaje y generación de evidencias: Sistematizar las buenas prácticas y las lecciones aprendidas generando agendas de aprendizaje entre socios gubernamentales y no-gubernamentales que trabajan el tema en el país.