21 de Octubre de 2016

Por Anielka Jirón. Él es el menor de 12 hermanos, de 6 mujeres y 5 varones, vive en la comunidad Pondler en Laguna de Perlas, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) y por primera vez salía de su municipio a estudiar. “Salí de mi comunidad entusiasmado pero cuando estaba aquí, me arrepentí de haberme venido, porque me sentía rebelde y muy atrasado en relación a mis compañeros. Después de dos semanas noté el cambio en mí”, comenta el adolescente Auner Jasmir Pérez Abarca.


Durante 8 semanas, Auner de 16 años, permaneció en una casa en Bluefields como estudiante interno del V curso de Albañilería y Fontanería con enfoque de Cambio Climático, experiencia que le ayudó a vencer la timidez, la inseguridad y la desconfianza de relacionarse con otros adolescentes. “Al principio fue difícil, porque no tenía amistades, me aislé y no le respondía las preguntas a los docentes. Fue un tiempo para conocerme a mí mismo, ese es el primer paso para cualquier cambio personal”, reflexiona el adolescente.


“En las horas de las clases prácticas trataba de averiguar más y me interesaba por lo que hacían todos los grupos para aprender, consultaba con mi maestro cuando no entendía nada y me quedaba estudiando por las noches. Así fue ganando confianza, y mejorando mis calificaciones. Al final, decidí competir con el mejor estudiante, y él me ganó por poquito, yo fui el tercer mejor estudiante del curso” explica con satisfacción.


Todos los adolescentes durante el curso recibieron el acompañamiento de un equipo se psicólogos y el apoyo de sus docentes, lo que les ayudó a desarrollar habilidades para la vida. En el caso de Auner, eso le permitió hacer crecer su autoconfianza y motivación. “La teoría me costó, pero la práctica no. Me gustó porque aprendí sobre la construcción de ecobloques que son materiales económicos y amigables con el medio ambiente. Ahora yo me siento diferente, no creía que podía pasarlo, pero puse de mi parte y mis maestros y psicólogas me aconsejaron todo el tiempo” reafirma el adolescente.


Además de su crecimiento personal, Auner asegura que el curso le brindó la oportunidad de contribuir con una causa social que cambió la vida de las niñas y los niños de la escuela Barbie Enrique Cash, en el sector Brooklyn del Barrio Loma Verde “La experiencia más significativa que tuve, fue ver las sonrisas y la alegría de los niños cuando bebían agua del pozo que construimos y entraban a los baños limpios de su escuela, me sentí muy feliz de haber ayudado con ese cambio”, con una sonrisa en el rostro que dice todo.


Auner es el primero de sus 11 hermanos que alcanza su profesionalización técnica, y sin esta oportunidad, posiblemente él tuviese que seguir el mismo camino, dedicarse a la agricultura “Quiero ser un gran contratista para ayudar a mi familia y a comunidad”, comenta sobre su meta, un sueño que confía hacerlo realidad.


De este V curso de Albañilería y Fontanería con énfasis en Cambio Climático se graduaron 29 adolescentes, 10 mujeres y 19 varones, que se encontraban en situación de riesgo social y con rezago escolar de los municipios de La Desembocadura del Río Grande, El Tortuguero, Laguna de Perlas, La Cruz de Río Grande y las comunidades rurales de Bluefields, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS).