Yoriko, participa en los talleres sobre masculinidad y prevención de violencia, con el propósito de trabajar su auto-estima, equidad de género y prevención de violencia. ©UNICEF Nicaragua-2016/ O. Moraga
19 de Abril de 2016

Por Olga Moraga. “Estoy acá por mis buenas decisiones”. ¿Cómo buenas decisiones? le pregunté. “Si porque desde hace dos años estoy fuera de la cárcel por un homicidio que cometí cuando tenía 16 años y ahora trato de portarme bien. He retomado mis estudios y estoy en tercer año de educación secundaria en Bluefields”. Ella es Yoriko (nombre ficticio para proteger su identidad), descendiente de una bisabuela japonesa y originaria de Chontales. Es una de las dos participantes mujeres en el taller sobre masculinidad y prevención de violencia donde por tres días participaron junto a 33 varones adolescentes con problemas conductuales, con el propósito de trabajar su auto-estima, equidad de género y prevención de violencia.


“Todos mis compañeros en este taller al inicio justificaban el machismo porque según ellos así son todos los hombres. Es su forma de mostrar su hombría. Ahora si me queda clara que el machismo genera violencia”.


En Nicaragua existen 17 Juzgados Penales de Adolescentes en todo el país que se encargan de examinar las causas de los adolescentes infractores de la ley quienes son juzgados a través de la Justicia Penal de Adolescentes contemplado en Capítulo Tercero del Código de la Niñez y la Adolescencia. Ella recibió la pena máxima que contempla la ley por el delito cometido.


“Dicen que yo fui la primera adolescente mujer presa por homicidio a otra adolescente. Yo no quise matarla, perdí la cabeza y le di con el mismo cuchillo que ella me hizo esta seña”, explica Yoriko mostrándome la marca de cortadura en su antebrazo.


adolescente
En Nicaragua existen 17 Juzgados Penales de Adolescentes en todo el país que se encargan de examinar las causas de los adolescentes infractores de la ley quienes son juzgados a través de la Justicia Penal de Adolescentes.©UNICEF Nicaragua-2016/O.Moraga

“Para mí es duro sobre todo porque vivo en el mismo barrio. Sin embargo, la gente ha sido testigo de mi cambio. Ahora soy otra persona y tengo derecho a rehacer mi vida. Estoy estudiando en 3er. Año de secundaria. En el colegio nadie sabía lo de mí pasado solo una chavala del barrio que comenzó a divulgarlo. Fui llamada a la dirección del colegio para saber si era cierto. Yo le dije al director la verdad pero que por eso no podía sacarme del colegio porque yo tenía derecho a estudiar también. Al final de la plática el me dio la razón y no me sacó del colegio.


Este taller fue desarrollado por la Oficina Técnica para el Seguimiento del Sistema Penal de Adolescentes (OTSSPA), el Juzgado Penal de Adolescentes y la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional. La actividad de tres días se realizó en el centro Young for Change de la Policía Nacional en la ciudad de Bluefields, Región Autónoma de la Costa Caribe Sur de Nicaragua (RAACS).


UNICEF apoya estos talleres a través del programa regional Fin de la Violencia, a través de la Corte Suprema de Justicia y la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional para reflexionar con los adolescentes con problemas conductuales en temas como equidad de género, nuevas masculinidades, resolución pacífica de conflictos y motivarlos al cambio de comportamientos el cual tendrá un impacto en sus vidas, en sus familias y sus comunidades.