Maura, una adolescente participante del taller sobre equidad de género y prevención de violencia impartida por la OTSSPA, el Juzgado Penal de Adolescentes de Bluefields, la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional y con apoyo técnico y financiero de UNICEF. ©UNICEF Nicaragua-2016/ O. Moraga
19 de Abril de 2016

Por Olga Moraga A. Con 18 años de edad, a pesar de su edad no es obstáculo para reiniciar sus estudios. Actualmente estudia el 6to grado de educación primaria en la ciudad de Bluefields. Con mirada reflexiva y hablar pausado está muy consciente de las consecuencias de las acciones que la llevaron a tomar acción por su propias manos, ella es Maura Torres (nombre ficticio para proteger su identidad).


“Estuve presa siete meses en la cárcel de Bluefields. ¿El motivo? por defenderme del acoso sexual de un hombre que por meses me persiguió y como no le hice caso un día quiso violarme y yo me defendí….por eso digo que yo estoy presa por el comportamiento de un hombre machista”, reflexiona Maura mientras sus ojos se le ponen rojos, casi por llorar pero respira profundo y continúa la conversación.
Ella es una de los 35 adolescentes participantes en un taller de tres días sobre equidad de género y prevención de violencia impartida por la Oficina de Seguimiento Técnico del Sistema Penal de Adolescentes (OTSSPA), el Juzgado Penal de Adolescentes de Bluefields, la Dirección de Asuntos Juveniles de la Policía Nacional y con apoyo técnico y financiero del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).


De su experiencia en la cárcel recuerda que compartían celda con 20 mujeres en edades de 23 y 54 años, “solo yo era menor de edad y casi todas estaban presas por drogas”, recuerda Maura con mucha tristeza en su rostro.


“Este taller me ha ayudado bastante para comprender la actitud machista de la mayoría de los hombres y exigir respeto porque todos tenemos los mismos derechos”, afirma con mucha firmeza la Adolescente.


Y continúa compartiendo su vivencia …”con el apoyo de la Psicóloga y la Socióloga del Juzgado Penal de Adolescente de Bluefields ahora puedo ver lo positivo aún de esta amarga experiencia vivida. Ahora valoro más la hermosa familia que tengo. Trato de ser mejor persona y seleccionar mejor a mis amistades”, reflexiona. Por su buen comportamiento en la cárcel, Maura, completará el resto del tiempo de condena en su hogar, con la ciudad por cárcel.


Por su edad, está en un plan de estudio especial, sin embargo, ahora no piensa dejar los estudios hasta alcanzar sus sueños: ser ingeniera agroforestal.


La Costa Caribe de Nicaragua está siendo afectada por la violencia, con algunas particularidades originadas en la multietnicidad y su posición geográfica la cual contribuye al trasiego de droga y el consumo de la misma incrementado la ocurrencia de los delitos. Según datos del Anuario de la Policía Nacional de 2014, la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (GRACCS) tiene un índice de delitos sexuales de 116 por cada 100 mil personas ocupando el primer lugar en el país, que cuenta con un promedio de 57 delitos sexuales por cada 100 mil personas.