José Ángel Valle de 16 años, participó capacitaciones en prevención y mitigación ante el impacto de posibles desastres naturales en tres barrios y dos comunidades vulnerables de Bilwi ©UNICEF Nicaragua-2015/M. García Terán
16 de Julio de 2015

Por Marta García Terán.- José Ángel Valle es un adolescente de 16 años de Bilwi, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte de Nicaragua. José está estudiando 3er año de secundaria, “Me gusta prepararme para ser una persona más compleja, más atenta y ser responsable” dice, tiene claro que quiere ser abogado, ir a la universidad y sacar una carrera.


José Ángel es parte de las 100 niñas, niños y adolescentes que han recibido capacitaciones en prevención y mitigación ante el impacto de posibles desastres naturales en tres barrios y dos comunidades vulnerables de Bilwi. “Mi madre me ha dicho que está orgullosa de que su hijo aprenda algo bueno para ayudar a otras personas y mis hermanos mayores me dicen que exprese lo que me han enseñado, que lo comparta con otras personas” comenta este adolescente al preguntarle sobre la opinión de su familia.


José Ángel supo del programa “Construyendo Caminos para una Niñez Segura”, promovido por la Alcaldía de Bilwi y UNICEF cuando en su barrio hicieron una reunión para informar de las capacitaciones, y los líderes escogieron a seis chavalas y chavalos, entre ellos el propio José Ángel. “Cuando le pones interés en algo hay que seguir, y me gustaría que estas capacitaciones sigan más tiempo” refiriéndose a la importancia de ser seleccionado, pero sobre todo de mantener el compromiso de formarse y replicar.


“Todos los temas que tratamos me impactaron, aprendí mucho, cómo protegerme, cómo prevenir para no lamentar las cosas, cómo cuidar el medio ambiente, cosas tan bonitas que no tengo palabras para decirlo”, dice emocionado.


Al preguntarle sobre el cambio climático reflexiona sobre la importancia del reciclaje, “yo no sabía que con las botellas de plástico se podían hacer cosas bonitas, yo las quemaba o las tiraba” comenta y explica que en el proceso aprendió qué era el reciclaje y las posibilidades de reutilizar objetos cotidianos que a menudo la genta tira en la calle, contaminando. “Ahora reciclo en mi casa, me enseñaron a hacer flores con botellas de gaseosa, tortuguitas, cortinas con plástico”.


José Ángel es parte del grupo de 20 chavalas y chavalos que recibieron formación para formadores, de manera que este adolescente ahora es facilitador de procesos de preparación para emergencias “Fui maestro de 15 chavalas y chavalos de mi barrio, les hablé de reciclaje, de cambio climático, primeros auxilios, comunicación” dice y reflexiona “entre adolescentes nos entendemos más. Los adolescentes no hacen caso a las personas adultas, pero con gente de su edad sí”.


Las y los adolescentes que recibieron las capacitaciones para capacitadores ya multiplicaron sus conocimientos con apoyo de un especialista en 5 sectores de la ciudad de Bilwi, llegando a formar un total de 100 niñas, niños y adolescentes, en las que participaron líderes comunitarios y padres de familia.


El programa “Construyendo Caminos para una Niñez Segura”, con una inversión de 20.000USD por parte de UNICEF y el Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID) de Reino Unido, impulsó en 2014 acciones de prevención y mitigación de desastres naturales. 120 niñas, niños y adolescentes, tanto dentro como fuera de la escuela, pueden servir ahora de apoyo a su comunidad al momento de una emergencia.