Philippe Barragne-Bigot sentado a la derecha, junto a la Ministra de Familia, Adolescencia y Niñez, Marcia Ramírez, al inicio de la Sesión Especial. ©UNICEF/Nicaragua-2014/M. García Terán
25 de Noviembre de 2014

Para celebrar el 25 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño - 25 Noviembre 2014


Diputada Iris Marina Montenegro Blandón, Presidenta en funciones de la Asamblea Nacional


Diputadas y diputados que componen la Junta Directiva


Diputadas y diputados y Jefes de bancadas parlamentarias


Compañera Ministra Marcia Ramirez


Amigos y amigas del Movimiento Mundial para La Infancia


Amigos y amigas del cuerpo diplomático y de la cooperación internacional


Niños, niñas y adolescentes


Periodistas parlamentarios


Invitados especiales.


Buenos días a todos y todas.


En primer lugar, quiero agradecer a este respetable cuerpo legislativo el brindarme la oportunidad de dirigirme a ustedes en representación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.


Esta es una fecha importante en la cual el mundo celebra los 25 años de vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño.


Debido a la característica del público presente no tomaré tiempo enumerando los principios rectores o detalles de la Convención y me limitaré solamente a mencionar que la Convención sobre los Derechos del Niño es el primer instrumento jurídico internacional que incorpora toda la escala de los derechos humanos, así como aspectos de la legislación humanitaria y establece que los niños, niñas y adolescentes o personas entre los 0 y 18 años de edad son sujetos de derecho y titulares de los mismos.


UNICEF reconoce los esfuerzos y avances realizados por el Estado de Nicaragua y en especial reconocemos el rol que el Parlamento Nicaragüense ha jugado desde el proceso de ratificación de la Convención en 1990, así como el hecho de haberla elevado a rango constitucional en 1995.


Ustedes han demostrado su compromiso con la niñez a través de la aprobación de un Código de la Niñez y la Adolescencia en coherencia y desarrollo del principio constitucional establecido en la misma.


Igualmente es digno de reconocer la acertada labor realizada en 2011 al consultar de manera amplia con diferentes sectores la reforma propuesta al Sistema de Justicia Penal de Adolescentes contenida en el libro III del Código de la Niñez y la Adolescencia, que llevó a la conclusión de no reformar el Código en cuanto a que los adolescentes sean juzgados de la misma forma que los adultos y que no se endurezca el sistema penal para los adolescentes, en ningún sentido ni incrementando las sanciones, ni bajando la edad punible.


Eso muestra que este Parlamento tiene muy claro que los problemas de la adolescencia no se resuelven con mano dura, sino con inversión social tal y como lo está haciendo el Estado de Nicaragua.


Señora Presidenta, Honorables Diputadas y Diputados


No cabe duda que ustedes han cumplido con su rol de defensores de la protección de la niñez y la adolescencia.


Al igual que no cabe duda que los retos son grandes y que todavía hay un largo camino por recorrer para enfrentar y vencer a los diferentes enemigos que los niños, niñas y adolescentes enfrentan en un mundo que cambia rápidamente.


Nuestra niñez a nivel mundial se está enfrentando a nuevos tipos de depredadores que van desde la violencia, abuso y explotación sexual, trata de personas, migraciones, abandono, acceso a redes sociales sin acompañamiento, desastres naturales y el cambio climático, por nombrar algunos.


Hoy exactamente también se conmemora el día contra la violencia a las mujeres. UNICEF se une a esta lucha, ya que la violencia no distingue edad y flagela a mujeres adultas, niñas y adolescentes. Es importante que tengamos en cuenta que el hogar es el entorno protector primario. Si en el hogar hay violencia, el impacto es desbastador.


Quiero hacer aquí otro reconocimiento. Esta Asamblea Nacional aprobó hace un poco más de 2 años, la “Ley Integral contra la Violencia a las Mujeres”, que sanciona todos los tipos de violencia hacia las mujeres de todas las edades, incluyendo por supuesto a las niñas y las adolescentes.


Esta Ley no solo es sancionadora, sino que tiene una serie de disposiciones para prevenir y erradicar la violencia y que bien que el Estado acaba de aprobar una Política Pública para evitar que la violencia ocurra a lo interno de las familias, en las escuelas y las comunidades.


Aprovecho la ocasión para destacar la reciente aprobación del Código de la Familia que constituye un hito en la regulación de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en el ámbito familiar.


Otro esfuerzo de este Parlamento que no puedo dejar de reconocer es el proceso que han impulsado para la consulta y formulación de la Ley Especial e Integral contra la Trata de Personas, que establece mecanismos para prevenir, investigar, judicializar, sancionar y atender de forma integral a las víctimas de trata, especialmente a las mujeres, niñas y niños. Celebramos la pronta aprobación de esta nueva ley.


Señora Presidenta, Honorables Diputadas y Diputados


Solamente me queda pedirles que no se detengan. Los depredadores no descansan y se innovan cada día. Nosotros también tenemos que hacerlo.


Les instamos a que continúen identificando diversas formas de garantizar la protección a los niños, niñas y adolescentes, incluyendo la aprobación de recursos financieros acorde a la demanda.


La labor por delante requiere de voluntad, compromiso y habilidades que abran rutas y dinámicas de trabajo acordes a las demandas actuales. Es necesario innovarnos, desarrollar alianzas estratégicas y de concertación, tanto en el nivel institucional, regional, nacional e internacional.


Ustedes los legisladores, como parte del Estado de Nicaragua, tienen en sus manos el poder de cambiar el presente y el futuro del mayor recurso que un país puede tener, los niños, las niñas, las y los adolescentes.


UNICEF y los miembros del Movimiento Mundial para la Infancia tienen toda la disposición de apoyar técnicamente su labor


Les pedimos nos consideren sus aliados y cuenten con nosotros en toda acción alineada a la protección de la niñez en cualquiera de sus formas.


Muchas gracias.