UNICEF trabaja incesantemente con el fin de asegurar que todos los niños y niñas –con independencia de su género, etnicidad, su entorno y circunstancias socioeconómicas– tengan acceso a una educación de calidad. ©UNICEF/Nicaragua-2006/O. Moraga

Nicaragua es un país ubicado en América Central. Está dividido en 15 departamentos, dos regiones autónomas, y cuenta con 153 municipios. Según el VIII Censo de Población y IV de Vivienda (INIDE 2005), la población de Nicaragua alcanza los 5.8 millones de personas en el año 2010, de los cuales el 42 por ciento son personas menores de 18 años.

Las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur (RAAN y RAAS) representan casi la mitad del territorio nacional, con un aproximado de 759,384 personas en 2010, y la mayor proporción de pueblos indígenas y comunidades afro descendientes existente en Nicaragua.

En Nicaragua habitan 420,740 indígenas, aproximadamente el 8.1 por ciento de la población total del país, los cuales conforman ocho pueblos indígenas: cuatro en el Atlántico (Miskitu, Mayangna, Ulwa, y Rama) y cuatro en el Pacífico, Centro y Norte del país (Nahoa, Cacaopera, Chorotega y Xiu). Además de los pueblos indígenas, en el Atlántico se encuentran dos grupos afro descendientes (Creoles y Garífunas) conformados por 23,187 personas, que representan 0.45 por ciento de la población del país.

En materia de crecimiento económico y reducción de la pobreza, se han realizado importantes esfuerzos en el país buscando alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Estos esfuerzos han estado orientados principalmente, a reducir la inequidad en la distribución de los ingresos económicos y los diferentes niveles de desarrollo del país.

Según datos de la encuesta de nivel de vida de 2005 y 2009, la pobreza del país se redujo en dicho periodo en 5.8 puntos porcentuales pasando de 48.3 por ciento del total de la población (un poco más de 5 millones de personas), a un 42.5 por ciento. En condiciones de pobreza extrema se encuentra aproximadamente el 14.6 por ciento de la población, es decir, este fenómeno se ha reducido en 2.6 puntos porcentuales respecto al 2005 (17.2 por ciento).

A pesar de poseer importantes riquezas (agua, biodiversidad, bosques, minerales y petróleo) esta región tiene los más altos índices de pobreza y vulnerabilidad, debido a una historia de exclusión de los procesos de desarrollo. Las brechas persistentes en las regiones autónomas se han agravado por fenómenos como la migración, avance de la frontera agrícola, y desastres como el Huracán Félix, que en 2007 dejó unas 33 mil familias afectadas en 295 comunidades, más de 100 muertos y cerca del 80 por ciento de la infraestructura destruida.

El Estado de Nicaragua ratificó la Convención de Derechos del Niño en 1990. En 1998 la Asamblea Nacional de Nicaragua promulgó el Código de la Niñez y la Adolescencia, que entró en rigor ese mismo año. Esta ley constituye el marco jurídico nacional para la protección de derechos de la niñez y adolescencia. El Estado de Nicaragua ha adoptado también otras medidas legislativas para la aplicación de la Convención de Derechos del Niño.

Más de 100 de los 153 municipios han creado Comisiones Municipales de la Niñez y la Adolescencia, con la participación de organizaciones sociales y comunitarias, incluyendo organizaciones de niños, niñas y adolescentes, para facilitar la dirección y coordinación de los programas locales relativos a los derechos del niño y la niña.